¡Cuando el amor de la familia y los amigos hace un sueño realidad! Así fue la boda de Karina y Samuel

¡Cuando el amor de la familia y los amigos hace un sueño realidad! Así fue la boda de Karina y Samuel

Una boda multicultural en un lugar paradisiaco, que se hizo realidad gracias a la ayuda y el amor de los seres más queridos por los novios.

¡Cuando el amor de la familia y los amigos hace un sueño realidad! Así fue la boda de Karina y Samuel
Foto: Andrea Muñoz
  • Real weddings
  • En la playa
  • 2019
  • Aruba

La historia de Karina y Samuel, es de esas que tienen esas sorpresas y giros inesperados que te roban un suspiro. Pero sobre todo, es la historia de una boda que se hizo realidad gracias al esfuerzo conjunto de todas las personas que los aman, y se lo demostraron ayudándolos a hacer su sueño realidad.

Se conocieron en el 2007, el año en que Kari se fue a estudiar inglés a Brighton (Inglaterra) y Sam era el chico que se encargaba de las organizaciones de la escuela donde ella estudiaba; aunque se conocieron desde allí, los separaba un edificio, por lo cual llegaron a salir y conocerse cuando ella terminó el curso. Pero ella no podía quedarse mucho tiempo, ya que tenía que regresar a su país natal, Venezuela. Así que se mudaron a la misma casa, en el primer mes de su relación, a la vez que Karina extendió su curso por unos cinco meses más en Inglaterra.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Sam compartió aquella casa con la que se estaba convirtiendo en el amor de su vida, con nueve latinos más, incluyendo al hermano de Karina. Allí empezó a practicar y aprender mucho más el español. El tiempo pasó, Sam y Karina se aprendieron a conocer mucho mejor y disfrutaron cada momento del tiempo que les quedaba juntos en Europa. Kari tuvo que tomar tumbo de vuelta a su tierra, a terminar su carrera, la cual aún le faltaba 2 años.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Así pues, decidieron despedirse “con los pies en la tierra”, y por tanto, sin ningún tipo de esperanza de volverse a ver. Pero dejar tantos momentos vividos atrás no sería nada sencillo. Sam quería estar con Kari, Kari quería compartir su vida con Sam, independientemente del lugar del mundo, o las circunstancias. Sucedió entonces que, a los 10 días de aquella difícil despedida en Inglaterra, Sam llegó de sorpresa a Venezuela sin tiquete de vuelta, para continuar compartiendo su vida con ella, y esperar que terminara su carrera… ¡eso es amor de verdad!

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

En ese tiempo vivieron muchísimas nuevas experiencias en el país latino, en donde Sam aprendió un sinnúmero de nuevos talentos, entre ellos, hacer arepas venezolanas, ¡y a hablar con más fluidez el español! Además, la familia de Kari lo acogió como a un hijo, mientras él aprendió la cultura y las costumbres de la que sería su esposa; ¡ella aprendió a conocerlo y amarlo aún más! Cuando Kari terminó su carrera, se regresaron a Inglaterra a seguir viviendo y realizándose como pareja y profesionales.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

En el cumpleaños número 30 de Karina, Samuel le regaló un viaje que ella siempre había soñado: ¡Grecia! Allá la llevó a un lugar de ensueño: la Isla griega Symi, una de las joyas escondidas de las islas del Dodecaneso, además, de una belleza, donde disfrutaron juntos de una excursión, comida y comida exquisita. Una tarde, cuando regresaron al hotel, Sam la invitó a ver el atardecer en la playa; así que bajaron, él con el anillo en los pantalones de playa, del cual Kari no tenía la más mínima idea.

 

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Allí, bajo los últimos rayos de sol frente al mar, Samuel le pide a su novia que se case con él. A lo cual ella por supuesto, le da un Sí cargado de muchas emociones y alegría. Casualmente, esa misma noche hubo una fiesta en la isla, donde los futuros esposos admiraron un show de fuegos artificiales; fue una hermosa coincidencia, que compaginó con la gran noticia de sus vidas. Allá mismo hicieron videollamada a sus familias para contarles la noticia, a lo cual ellos los felicitaron con alegría, respondiendo a su vez “¡por fin!”, ya que llevaban casi diez años de noviazgo.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Así entonces, se pusieron manos a la obra para celebrar su matrimonio con su familia más cercana. Después de algunos meses de preparativos, ¡llegó el gran día!: se casaron en el Hotel La Cabana Peach Resort & Casino, en Aruba. Escogieron este precioso destino, gracias a que queda a solo 30 minutos de vuelo desde Caracas. Aunque no pudieron organizar una fecha para que la familia y los amigos de diferentes partes del mundo como México, Estados Unidos y Colombia pudieran ir, aquellos que estuvieron presentes fueron muy especiales, lo que hizo que fuera un día inolvidable.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

La novia lució un vestido que resaltaba su figura, y el cual dejó fascinado a Samuel: lo compró en Inglaterra, en la tienda de vestidos de novia Wed2be. El traje del novio fue un elegante atuendo de John Berry. Como ambos son algo descuidados con la cuestión de usar anillos, decidieron comprar algo sencillo para que no tuvieran el temor de perder una joya de alto valor; ¡y qué buena decisión tomaron! Pues la anécdota más graciosa de la boda fue que unos días después de la ceremonia en Aruba, Samuel perdió su anillo en el mar. Fue tan gracioso, ¡que incluso Karina bromeó diciendo que ya no estaban casados!

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

La boda fue organizada en la playa por Dream Weddings Aruba, la cual también había organizado la boda de su suegra y su esposo, el año anterior. Fue una excelente decisión, ya que ellos los ayudaron a realizar su sueño tal como se lo imaginaban. Las invitaciones tuvieron un diseño especial relacionado con los viajes, como especie de pasaporte, algo que adoran hacer juntos. Además, que era una boda-viaje para su familia y sus mejores amigos.

La decoración de las flores fue hecha a mano por la novia, flores de papel que hizo en sus ratos libres ¡durante 5 meses! Y valió completamente la pena, ya que sus invitados pudieron llevarse un hermoso recuerdo de la boda, que algunos aún siguen usando de decoración en sus casas, y con el cual también los recuerdan con cariño. Aprende a hacerlo también leyendo este post sobre decoración DIY: ideas para una boda romántica e inigualable.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Una anécdota graciosa de su boda, fue que justo cuando Kari y sus damas ya estaban listas para la ceremonia, se dieron cuenta que las habían dejado encerradas en la habitación donde se estaban arreglando y haciendo fotos… fue un momento de mucha angustia que luego recordaron divertidas, porque luego cuando el carro que las llevaba a la playa iba en camino, se soltaron todos los globos ecológicos que habían destinado para que los invitados enviaran un deseo al cielo. ¡No pudieron parar de reír viendo cómo se iban lejos, y sin vuelta atrás!

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Si te llama la atención la idea de los globos que no dañan el medio ambiente, te recomendamos cómo organizar una boda ecológica en 5 pasosPor todos estos últimos momentos, Kari no tuvo cabeza para estresarse en la ceremonia, así que solo pudo disfrutarla enamorada, y feliz de estar uniéndose al hombre de su vida. ¡Y así fue! Todos los presentes eran tan importantes en sus vidas que una de sus mejores amigas, era la fotógrafa de su boda, Andrea Muñoz, una talentosa colombiana quien con su experiencia inmortalizó de manera preciosa cada momento; estuvo atenta toda la noche para ofrecer a la pareja un regalo de bodas único y trascendental para sus vidas.

Sus familias celebraron su unión, fruto de una relación unida y que se fortaleció con los años. Por esto, su primer baile como casados fue Perfect, de Ed SheeranDespués de ello, pasaron a una deliciosa cena preparada por las tías de la familia, todas amantes de la cocina. Kari y Samuel brindaron con copas que tenían sus iniciales, para luego dar paso a la celebración y una hora loca que ellos mismos organizaron con la ayuda de sus primas.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Un amigo muy querido e invitado de la boda, proactivamente llevó su cámara a su boda, y grabó sin que ellos se dieran cuenta qué hacía. Unos días después de la celebración, este amigo, José Chica, les envió el vídeo de su boda, como una sorpresa y un regalo con cariño para ellos. ¡Kari y Samuel no lo podían creer! Y más cuando vieron aquel vídeo que les hizo recordar tantos bellos momentos… ¡Fue uno de los mejores regalos de su boda!

Y por si fuera poco, otra gran amiga, y a la vez esposa de José, ayudó a sus grandes amigos, Karina y Samuel, con los recordatorios de su boda, haciendo unas bellas mochilas estilo Wayúu que encantó a todos los invitados y que hacían un lindo contraste con el tema playero. Su familia además, fue una inigualable ayuda para hacer que todo saliera de maravilla: la mamá de Kari mandó a hacer unos bolsitos playeros para todos, además gestionó protectores anti-agua para los teléfonos celulares, toallitas refrescantes, y otros accesorios para la playa. Un recordatorio además de útil, muy creativo. Y finalmente, las invitadas de honor recibieron un dije de oro con forma de caballitos de mar, el cual fue el tema central de la boda.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz
guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Para dar gusto a sus invitados, en especial a su familia en Venezuela, hubo Popetas (Palomitas de maíz) en todas las mesas, además de jugosos bocadillos y una deliciosa torta. Otro de los recordatorios fue una linda bolsita que contenía un tierno frasquito de vidrio para llevar arena de Aruba, la hermosa Isla donde vivieron tantos lindos momentos.

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

Lo más lindo de toda la boda fue la amorosa participación de muchos de sus invitados para lograr hacer realidad una ceremonia romántica, y una fiesta con pequeños detalles que la hicieron distinta y justo como Kari y Samuel la soñaban. Aunque algunos de sus seres más queridos no pudieron asistir, se sintieron acompañados de corazón gracias a la calidez de todos los que los ayudaron y demostraron su cariño.

“Fue una experiencia maravillosa, llena de amor, y 100% multicultural”,  afirmó la novia, ahora casada con el amor de su vida. Días después,tuvieron una luna de miel increíble por 7 días en un crucero: el maravilloso Royal Caribbean. Seguro te interesará 5 tips para ahorrar y disfrutar más de tu luna de miel

guardarFoto: Andrea Muñoz
Foto: Andrea Muñoz

De todo corazón felicitamos a Karina y Samuel, dos esposos que inspiran a muchas parejas a hacer su sueño realidad, en compañía de sus familias como una experiencia que los unirá y que recordarán toda la vida. 

Organización de la boda:  Dream Weddings Aruba | Lugar de celebración: Hotel La Cabana Peach Resort & Casino, Aruba | Vestido de novia: Wed2be | Traje del novio: John Berry Fotografía: Andrea Muñoz | Decoración y catering: Novia y familiares | Video: José Chica |

Escribir un comentario

Lista de regalos Zankyou: ¡Recibe el dinero de tus regalos en efectivo!