La boda de Ximena y Felipe: ¡Hoy es un buen día para sonreír!

Antes de que las luces se apagaran en un efecto blackout y los novios quedaran solos en el centro de la pista, como si no hubiese nadie más, los invitados tendrían la oportunidad de encontrar sobre sus mesas, además de un botón con una frase graciosa con la que los novios los identificaban, un trozo de papel kraft sobre su plato que decía: “Hoy es un buen día para sonreír”. Después de muchos años de amistad y algunos de noviazgo, y ahora que el amor había decidido dar un paso definitivo, la frase en la decoración de la boda de Ximena y Felipe, tenía más sentido que nunca.

Se casaron hace poco, no más de dos meses, pero su amor tiene una historia más larga que empieza en la universidad y que tiene sus bonitas coincidencias. Si Felipe no hubiese decidido dedicarse al fútbol profesional por un tiempo por ejemplo, Ximena nunca habría podido alcanzarlo en los dos últimos años de su carrera de derecho y no se habrían hecho amigos. Y aunque a veces las amistades no soportan el final de una etapa que en este caso fue el grado, después del cuál la amistad pasó a un segundo plano, otra bonita coincidencia se dio en el 2012, cuando los dos se inscribieron -sin acordarlo- en la misma universidad para hacer la especialización en derecho comercial. Pero cada uno tenía su pareja.

Ya se conocían y entraron a hacer parte del mismo grupo de amigos, eso los llevaba a salir mucho y a fomentar la cercanía, pero si algo los conectó fue que cada uno atravesó por una situación difícil simultáneamente: la separación con sus parejas. Como la amistad estaba fortalecida, se apoyaron mucho en ese momento y ahí fue que se dieron cuenta de que entre los dos había mucho más: “un día que fui a su casa me di cuenta de que quería estar con ella todo el tiempo y que me encantaba todo de ella, desde ahí nació nuestra historia de amor”, cuenta Felipe; “cuando nos volvimos a ver sentí muchas cosas y todo con él era increíble. ¡Me sentía tranquila y muy, muy feliz!”, recuerda también Ximena. En mayo del 2014 se hicieron novios.

Aquí hay una tercera ‘coincidencia’ y quizá una de las más bonitas. La hermana de Ximena estaba en Bélgica y sus papás en España, así que esta pareja decidió hacer un viaje para visitarla y los papás de Felipe los acompañaban. Había un solo punto en el que podrían encontrarse y sería la ciudad con nombre de mujer, Magerit o Madrid, ese sería el lugar que vería una de las más bellas escenas de esta historia.

Luego de conocer el famoso Parque del Retiro, Felipe y Ximena fueron a encontrarse con la familia en un restaurante frente a La Puerta de Alcalá, Capuccino, se llama; “¡divino! -recuerda Ximena-, pequeño y lleno de luces”, se comieron unas tapas y tomaron vino, esa alegría de cuando estás disfrutando en compañía de los que amas no dejó que Ximena sospechara cuando Felipe se levantó y también le permitió sorprenderse cuando lo vio volver con un anillo y lo escuchó decir unas palabras, “¡lo inesperado del momento y la tranquilidad y amor con los que Pipe me pidió la mano, me llenaron de seguridad para saber que era un sin dudarlo un solo segundo!”. Desde ese día Ximena porta un solitario de la Joyería Bauer con las iniciales de Felipe y la fecha en que todo pasó: 22/05/2016.

Fue hace menos de dos meses, el 5 de agosto de 2017, cuando emocionados se vieron el uno al otro, por primera vez, vestidos para su boda: Ximena lucía un hermoso recogido elaborado por las hábiles manos de su maquillador Edwin Beltrán MakeUp Artist, su vestido de corte sirena con la espalda transparente y los brazos descubiertos de Pronovias, unos aretes de perlas que su mamá le regaló, flores en la cabeza de Rosh Millinery, unos zapatos diseñados por Mafe Sardi, despuntados y de color marfil, y un ramo sencillo, acorde con los colores de la boda. Lo que no fue diseñado exclusivamente para ella, es como si lo hubiera sido, por ejemplo el vestido: “fue una decisión muy rápida, fue el segundo vestido que me medí ¡y después de ese no me gustaba ninguno!“.

Felipe por su parte vistió un traje azul cobalto con camisa blanca de Carlos Nieto – Sartorial, de los accesorios el pañuelo y la corbata eran de los mismos diseñadores. Los zapatos vino y la correa del mismo color -exquisita combinación-, fueron de Argento & Bourbon. Así se encontraron antes de la ceremonia y es uno de los momentos que más recuerdan. Se entregaron unas cartas porque decidieron no leerse votos y al terminar la ceremonia él llevaba una argolla dorada y ella una de oro blanco con incrustaciones de diamante, diseño de Adriana Londoño, el símbolo de un amor infinito.

Sin salir del mismo lugar en que realizaron la ceremonia, la Hacienda Palo a Pique, ubicada en el piedemonte llanero, los invitados se dirigieron a un coctel compuesto por aborrajados y empanadas vallunas que se acompañaban de aguas saborizadas con ginebra y cervezas micheladas. Así esperaban el inicio de la celebración, mientras tanto los novios se dedicaron a su sesión fotográfica realizada por los profesionales de One Love Photojournalism, los encargados de lograr estas encantadoras fotografías.

Luego los invitados ingresarían a un salón lleno de luces, como el restaurante en que fuera el compromiso y además de encontrar en la mesa la invitación a la sonrisa y el botón, veían el trabajo lleno de romanticismo de la Liliana Céspedes Reina Wedding Planner: “Los arreglos de las mesas eran altos y bajos. Los arreglos altos estaban sobre una copa y tenían rosas y hortensias blancas, algunas rosas palo de rosa y mucho follaje verde. Alrededor de los arreglos habían velas. Los arreglos bajos tenían el mismo arreglo floral pero sobre bases rectangulares de madera y en la mesa de postres teníamos ramas colgantes en el techo“, nos cuenta Ximena. Un escenario hermoso.

Luego de una cena marcada por elementos propios de la cultura colombiana como la posta cartagenera, los novios pasarían a ser el centro de la atención. La luz se enfocó en ellos mientras que bailaban Voy a buscar tu amor de Gusi. Luego vino una celebración tan buena que esta pareja nos contó que lo único que cambiarían de su gran día sería la hora de la ceremonia, la habrían hecho más temprano para poder tener una celebración más larga. Al final de la fiesta y después de un caldo de costilla para reponerse, los invitados irían a dormir llevando en sus manos el principal detalle de los novios: unos pequeños cactus y suculentas de María Matera que traían otro letrerito: “Muchas gracias por su amor y compañía. ¡Los queremos! #XimeYPipe”.

En Zankyou sabemos que la magia de una boda como esta no es fácil de elaborar, hay meses de trabajo detrás, una inversión considerable de tiempo y de dinero que se convierten en esos ambientes únicos y que parece que siempre hubiera estado ahí. Ximena y Felipe nos recuerdan que así es también el amor, su sonrisa enamorada en cada fotografía es el fruto del crecimiento pausado de una relación que llegó hasta el punto máximo, el del . Gracias a que se prestaron para vivir esta historia, hacen que cualquier día en que volvamos a leerla, se convierta en un buen día para sonreír.

Anillo de compromiso: Joyería Bauer | Maquillador: Edwin Beltrán MakeUp Artist | Vestido de la novia: Pronovias | Accesorios para el cabello: Rosh Millinery | Zapatos de la novia: Mafe Sardi | Traje del novio: Carlos Nieto – Sartorial | Zapatos del novio: Argento & Bourbon | Argollas: Adriana Londoño | Hotel: Hacienda Palo a Pique | Fotos: One Love Photojournalism | Organizadora de bodas: Liliana Céspedes Reina Wedding Planner | Detalles para los invitados: María Matera ||

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribir un comentario

Silvana y Miguel: un día soñado cargado de buena energía
Silvana y Miguel: un día soñado cargado de buena energía
Una celebración llena de romanticismo, alegría y la pureza del amor. ¡La combinación perfecta para describir esta hermosa historia!
www.loopstudios.co
La boda de Cristina y Nicolás: “Un día soleado en medio del invierno”
El sol salió justo a tiempo para brillar y alegrar la celebración de amor de esta pareja que nos regala un poco de inspiración de boda.
Andrea y Fabio: un día de ensueño como en los cuentos de hadas
Andrea y Fabio: un día de ensueño como en los cuentos de hadas
Esta pareja, ella colombiana y él brasilero, nos muestran inspiración de boda llena de romanticismo y música.

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con muchos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información