X

La boda de Paula y Miguel: ¡Esta felicidad es para todos!

Cuando Miguel se enteró de que la novia estaba llegando en el carro, no pudo quedarse parado al frente del altar para esperarla, como hacen todos los novios. Esa especie de urgencia ya había estado antes en la historia de esta pareja y evidentemente, también impulsada por el amor. Paula la recuerda especialmente en esa ocasión en que viajaron a la isla de San Andrés, por uno de sus aniversarios de noviazgo.

Foto: Lil’Photo
Lil’Photo

Siempre iban a una playa colombiana para celebrar el tiempo que llevaban juntos como novios y en esta ocasión habían escogido los siete colores del mar sanandresano como escenario de la celebración del amor que había empezado hace unos años, cuando su amigo Juan Sebastián Trillos los presentó. Aunque todo empezó como una amistad, luego de un año de salir juntos como amigos, se dieron cuenta de que el amor había crecido entre los dos.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

Era septiembre de 2015, llegaban a San Andrés y Miguel estaba especialmente preocupado por el equipaje, Paula no entendería el motivo de la preocupación sino hasta el atardecer en el que Miguel la llevó al muelle, siempre han amado ver juntos cómo el sol se cubre de mar para dar paso a la noche. Ahí, en frente de esa combinación de colores, Miguel le pidió que cerrara los ojos, ella accedió.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

De pronto, Paula empezó a escuchar una canción que él había compuesto especialmente para ella, un vallenato cadencioso que la preparó para sentir cómo, de un momento a otro, Miguel tomaba su mano y ponía un regalo, o una petición, en su dedo anular. Cuando ella abrió los ojos, vio que tenía un anillo de compromiso delgado con una piedra grande que era justo como lo había soñado. Con lágrimas en los ojos y una sonrisa en el rostro, dijo “¡Sí!”.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

La preparación de los matrimonios (sí, fueron dos ceremonias), empezaría a gestarse. Siempre habían soñado con una ceremonia íntima, pero al final se dieron cuenta de que su amor estaba diseñado para llenar de felicidad, no solo sus corazones, sino los de muchos otros. Por eso y por un error de asesoría, su primera ceremonia (el matrimonio oficial) sería en una iglesia católica el 24 de septiembre de 2016, junto a sus seres más queridos y en un ambiente íntimo.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

Pero que fuera una ceremonia íntima no quitaba nada al sueño de novia de Paula. Por eso tardó tanto en la búsqueda del vestido, hasta que dio con El Ajuar de la Novia, sería en esta tienda bogotana donde Paula lo encontraría. El vestido que terminó llevándose no era lo que traía en mente, fue mejor; con la ayuda de los asesores se decidió por uno que la enamoró: corte princesa, de escote corazón y con aplique de perlas, por eso no llevó más accesorios que los aretes y la tiara que le regalaran en la misma tienda.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

La elección no pudo ser más acertada. Con el maquillaje de Fanny Gómez, del equipo de Franklin Ramos, Paula deslumbró a su actual esposo ese 24 de septiembre de 2015: “sus ojos y lo que reflejaba su rostro… Fue precioso. Fue como sentir todo el amor del mundo en una sola mirada”, cuenta mientras recuerda ese día en que Miguel no siguió sino las indicaciones de su corazón y se fue a la puerta cuando supo que el carro había llegado.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

Aunque ya tenían sus argollas de esposos, con la fecha del matrimonio (un día antes de cumplir aniversario de novios) y la frase “siempre tuya” en la de ella y “siempre tuyo” en la de él, decidieron compartir su felicidad con más amigos el 22 de octubre de 2016. En el Museo del Chicó y convencidos de que el secreto de una buena relación es “amar a Dios profundamente y amar al otro más que a uno mismo”, como explica Paula, tuvieron una nueva ceremonia. Esta vez al aire libre y seguida de una celebración como la que su amor se merecía.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

El primer punto del evento era la recepción. Mientras que los novios hacían su sesión de fotos con Liliana, la fotógrafa de Lil’Photo, profesional que siempre se queda en los corazones de los novios por su calidad humana además de por sus fotografías; los invitados recibían una botella con agua fresca de frutos rojos que llevaba las iniciales de sus nombres y comían donuts, galletas, polvorosas… todo extraído de la mesa de dulces diseñada por Imagina Tu Evento, empresa encargada del cóctel de bienvenida.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

La experiencia al interior del salón sería única, no solo por la decoración del lugar y de las mesas a cargo de La Divina Boda; centros de mesa sobrios y altos de tonos pastel, acompañados de números y la presencia del recordatorio diseñado por los mismos decoradores: una pequeña jaula con una trufa, como si quisieran que los invitados se llevaran la dulzura de ese momento. Además de la vista, serían deleitados en sus oídos.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

Los hermanos del novio les cantaron ‘Eres’, de Café Tacuba y los corazones de los novios y los invitados vibraron casi tanto como cuando los dos bailaron ‘Eres’ de Fonseca y ‘La nota más linda’ de Kaleth Morales, en una mezcla perfecta elaborada por el DJ de JProducciones, empresa que además de prestarse para este momento tan romántico, jugarían un papel fundamental en los momentos más altos de la celebración.

Foto: Lil’Photo
Lil’Photo

En un buen momento de la celebración y para dar entrada a la hora loca, los novios decidieron tener un impresionante flair show con fuego y luces, después del cual repartirían bombas, máscaras y palitos de neón. Nadie se sentó en toda la noche. Desde el más grande hasta el más pequeño (el niño de tres años que se ganó la liga), todos disfrutaron la alegría de la unión de este amor.

Foto: Lil’Photo
Foto: Lil’Photo

“Gracias a Dios por haber cambiado mi suerte, gracias a ti mi amor por llenarme la vida”, es parte de la letra de ‘La Consentida’, canción que Miguel le cantó cerca del final de la noche a Paula. Es posible que no haya podido encontrar una mejor canción para describir un amor como el que esta pareja se tiene. Paula misma lo dijo mientras hablaba de ese día en que compartieron su felicidad con todas las personas que tanto quieren: “tenemos el más bonito amor”.

Vestidos de la novia y el novio: El Ajuar de la Novia | Maquillaje y peinado de la novia: Fanny Gómez del equipo de Franklin Ramos | Ceremonia y celebración: Museo del Chicó | Fotografía: Lil’Photo | Catering: Imagina Tu Evento | Decoración: La Divina Boda | Luces, música y DJ: JProducciones |

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información