Regina Brieva: tu boda destino en Cartagena, en manos de mamá

Los que han vivido distantes de su familia saben del poder que puede llegar a tener una voz: el oído le comunica al cerebro esa sensación de familiaridad y el ánimo se cambia completamente. Los locutores o los cantantes también pueden demostrar que es cierto ese planteamiento y la wedding planner que Zankyou te va a presentar hoy, será otra de las pruebas que te demostrarán lo real que resulta esa idea.

Llamamos por teléfono a Regina Brieva, la directora y wedding planner de Regina Brieva Bodas y Eventos. Primero nos contestó su sobrina Divian, integrante del Regina Team —como se hace llamar su equipo— y su hablar tranquilo fue el primer elemento que nos sirvió para contrastar. Cuando escuchas en sus palabras y en su tono la admiración que esta joven tiene por su tía, te vas haciendo a la idea de por qué las novias suelen decir que es como una mamá para ellas.

Ya son 6 años los que Regina Brieva lleva organizando bodas. Todo empezó por la participación que sus hijas tenían en este mundo, ellas se encargaban de acompañar los matrimonios, incluso desde el papel de los músicos. Y al acompañarlas en algunas de sus presentaciones, se dio cuenta que las bodas eran momentos únicos.  Se enamoró del trabajo en la decoración, de las sonrisas de las novias, del romance en el ambiente y por ello decidió hacer parte de este mundo encargándose de la organización de las bodas, basándose, además en su formación en turismo y eventos.

Regina está ocupada, así que le voy preguntando a Divian sobre el trabajo de su tía. Empieza a contarme el proceso: primero los novios las contactan por algún medio y entonces se programa una llamada —como la que realizamos en este momento, a distancia, porque la mayoría son extranjeros o vienen de otra ciudad—, en la que esta wedding planner procura descubrir si hay feeling con los novios, “si no, va a ser muy difícil materializar las ideas de los novios”, me dice Divian para explicarme por qué es tan importante para ‘elegir’ la pareja con la que trabajarán.

La idea me llama la atención y le pregunto más sobre esto. Empieza a contarme que lo más importante para ellas es lograr un evento en el que los novios se sientan totalmente representados y toma como ejemplo la ocasión en la que una pareja argentina había pedido unos mates para su boda y cómo Regina Brieva no empezó sin que los mates hubieran llegado: “No nos importa si es una boda de 2 o de 500 personas, lo que mi tía quiere es que se sientan representados en cada detalle”, me dice. Cuando empieza a hablarme de otra pareja, Regina se desocupa y ponen el altavoz: la llamada toma un nuevo aire.

Regina Brieva no le hace falta hablar con fuerza, hay un matiz de vida en el timbre de su voz. Desde que empezó a hablar hasta que se fue a un ensayo de boda con una pareja colombo-argentina, no dejamos de reír durante la llamada. Si es así como se sienten los novios cuando reciben su llamada después del primer contacto, uno entiende cómo es que ha llegado a ser tan popular en el sector de las bodas de destino —casi el 70 % de sus trabajos— en Cartagena.

Ahora me siento como si estuviera en la sala de la casa de Regina y ella empieza a contar anécdotas: primero me habla de la pareja que había quedado en suspenso en la conversación con su sobrina: Aline es una famosa fotógrafa de bodas brasilera que la conoció mientras esta wedding planner vivió en Brasil, así que cuando decidió casarse con Josías, escogió Cartagena para la celebración de la boda.

Cada vez que me veía, Josías me abrazaba —me cuenta la wedding planner— el papá decía que le había gustado todo y ahora quieren hacer la renovación de los votos con nosotros. Así también fue con Matty.
—¿Y quién era Matty?
—Un novio australiano, trabajamos 8 meses con ellos por llamadas, cuando nos vimos en persona, el feeling fue total: cada vez que me veía se le aguaban los ojos y me abrazaba —cuenta Regina y se ríe con ternura, su sobrina la secunda.

—¿Y le piden muchas renovaciones de votos?
—Me llamó una señora de Puerto Rico y me dijo: “Regina, tenemos un problemita”, yo le pregunté qué había pasado porque la boda de su hija había sido un éxito y me responde: “Catalina quiere que le hagas la renovación de votos con todos los juguetes allá en Cartagena”. Le organicé la boda sin contratos.

Australia, Brasil, Argentina, Puerto Rico… La duda sobre si habían tenido problemas al comunicarse con alguna nacionalidad surge y la sobrina me responde que ella y las hijas de Regina hablan en inglés y que esta última habla portugués y francés: “ahí entre todas nos ayudamos, cuando acompañamos a los invitados a tours, van más tranquilos porque además de entender, pueden estar seguros de estar con una persona que se ocupa de sus intereses y con mi tía se sienten como con una mamá”.

—¿Por qué como con una mamá?
—Las novias me cuentan lo que sienten, sus preocupaciones, a veces me dicen si están tristes y yo no puedo metalizarme ante eso.
—Claro, es una cuestión casi emocional.
—Pero es que es casi como los ojos de los novios —interviene la sobrina.
—Sí, como sus ojos —continúa Regina—, una vez vino un novio de Surinam y no tenía tiempo, yo le compré las medias, los zapatos, el pantalón, la guayabera. Le organicé todo, después estaba diciéndome que quería que me casara con su papá —y nos reímos todos por el tono con que lo cuenta.

La entiendo y le hago otras preguntas de rigor, luego de contarme que se va ‘después del último borracho’ y que nunca deja a nadie más a cargo, corta la conversación y me dice de repente que me deja: tiene que irse al ensayo de una boda, le pregunto si la puedo volver a buscar por si alguna pregunta me surge y me responde de afán que sí, que no hay problema y lo hace de una forma tan jocosa que los tres nos reímos. Vuelvo a la voz calmada de Divian quien me dice que la llame si tengo alguna inquietud pero parece que ya tengo suficiente: Regina Brieva no está detrás de lograr las bodas más extravagantes, casi como una mamá cuya hija se casa, lo único que quiere es que cada novia que se le acerca pueda cumplir sus sueños.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Restaurantes para pedir matrimonio en Cartagena: ¡Los mejores para esta gran ocasión!
Restaurantes para pedir matrimonio en Cartagena: ¡Los mejores para esta gran ocasión!
Estos son los mejores lugares en Cartagena para pedir la mano. ¡No te los pierdas!
Foto: Alma Invitaciones
Empresas de tarjetas de invitación para matrimonio en Cartagena: ¡Las 4 mejores para tu día!
¡Descubre nuestra selección de las 4 mejores empresas para invitaciones de matrimonio en Cartagena!
Foto: Juyá Photographer
¡Estos son los 9 motivos para casarse en Cartagena!
Aquí conocerás los motivos para que te decidas de una vez por todas realizar tu boda en la hermosa ciudad de Cartagena de Indias. ¡No te los pierdas!

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con muchos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información