X

Una experiencia llamada cáncer de mama

Corría el año 2012 cuando la periodista Yhancy Burgos vivía el momento profesional más maravilloso de su vida. Era la editora de un medio de comunicación impreso y lideraba con éxito a un equipo de trabajo que reconocía y respetaba su labor,  su vida tenía la plenitud que pensaba ninguna situación o presión podría arrebatarle. Sin embargo un examen preventivo de rutina le mostró un panorama inesperado al cual tendría que enfrentarse cuando le informaron que padecía cáncer de mama.

Nunca tuvo síntomas comunes y sus días transcurrían entre su trabajo, sus ratos de ocio y la cotidianidad familiar: “En ningún momento tuve sospechas, ni siquiera me pasaba por la cabeza que alguien como yo tendría que ponerse de frente ante una noticia tan desalentadora”, puntualizó Yhancy, a quien le fue descubierta una masa maligna en su seno izquierdo. El miedo no se hizo esperar.

Como toda mujer tenía los conocimientos normales sobre el cáncer de seno y sus consecuencias pero: “cuando me dieron la noticia todo lo que sabía sobre la enfermedad se me olvidó, perdí el rumbo, sólo me dediqué a llorar y caminar mientras tenía pensamientos que me atormentaban… la muerte, mi hija María José, cómo daría una noticia de éste tipo a mis seres más cercanos, qué vendría para mí”, sin embargo tuvo que armarse de valor para enfrentarse a un nuevo ciclo que traería consigo experiencias enriquecedoras de crecimiento espiritual, emocional y de aprender a ver la vida de otra manera.

IMG_0034 (1)
Foto: Yhancy Burgos

Lo primero fue llenarse de valor para asumir la presencia del cáncer, pues el tiempo apremiaba para iniciar el tratamiento que requirió tanto quimioterapias, como procedimientos quirúrgicos.  “Es difícil enfrentarte, pero tienes que hacerlo. Aunque tu familia siempre está ahí y mi hija ha sido un apoyo incondicional, ésta es una experiencia que debes de asumir como propia. Yo me visualicé en una misión espacial en la que nadie más que yo debía tomar las riendas, así que me puse el casco, las botas y el traje de astronauta para comprender que esta enfermedad no es una lucha, es un cambio de conciencia, de humanidad y de asumir que no tenemos la vida comprada”.

Las pruebas

Enfrentarse a tres fuertes quimioterapias que la dejaron casi sin aliento fueron el principio de muchos momentos fuertes, pues algo tan simple como buscar una cita, programar exámenes, esperar semanas y hasta meses por atención médica, le sirvieron para aterrizar y darse cuenta de lo que realmente era importante: “cuando ves a otras mujeres que están igual o peor que tu, y aun así sacan la vitalidad para darle color a un día más, dejas de preocuparte por lo material, por las trivialidades, por las inconformidades. Eres consciente que tienes que prepararte psicológicamente para todo lo que viene, pero más allá de ello es volver a aceptarte con tus nuevos cambios, unos de los más fuertes son la caída del cabello y la mastectomía… Todo cambia”.

Sumado a la quimioterapia, Yhancy vivió parte el cáncer como lo asegura ella “en cuerpo ajeno”, al ser su padre el diagnosticado con leucemia mientras ella hizo su tratamiento, una noticia que aunque la mantuvo deprimida debió sortear, pues no podía enflaquecer luego de sus avances en esta carrera por la vida. Por fortuna los grupos de apoyo, su mastólogo y profesionales en el área facilitaron el proceso. También puede interesarte: ¿Cómo asumir el cáncer de seno en pareja?

Hoy en día y tras haber superado la enfermedad, Yhancy continúa trabajando como periodista, revitalizada y emocionalmente fuerte. También se dedica a ofrecer conferencias en sus tiempos libres sobre su enfermedad y el haber salido adelante ante este mal: “estoy constantemente en chequeos, pero todo va bien, he superado mis miedos, sufrimientos y he vuelto a nacer“.

Manos rosa

shutterstock_149332850
Foto: Syda Productions

De acuerdo a cifras manejadas por la Asociación Colombiana de Mastología y la Liga Colombiana Contra el Cáncer, una de cada tres mujeres menores de 50 años padece cáncer de seno. Es este considerable grupo el que llama la atención de fundaciones como Ámese. Organización sin ánimo de lucro enfocada en el acompañamiento emocional para mujeres con cáncer de mama.

Gloria Ortiz, Directora Adjunta de Ámese, habló con Zankyou Colombia sobre su trabajo, el cual queremos que conozcas para que apoyes esta importante iniciativa en pro de la salud de la mujer: “contamos con un maravilloso equipo de voluntarias y voluntarios quienes van en busca de mujeres con este tipo de cáncer y quienes son encontradas en los diversos centros oncológicos de Bogotá, nuestro fin es brindarles una mano en este proceso tan difícil desde el afecto para que sepan que son importantes”.

Tanto para el  equipo de profesionales y voluntarios de esta organización también enfocada en asesoría legal y acompañamiento médico no hay intuición, metodologías ni protocolos. Todo está enfocado en ayudar a mujeres de manera rápida y de ser una luz en el camino para  quienes no cuentan con facilidades para acceder plena y fácilmente a los servicios de salud.

Una de las mejores opciones con las cuales puedes poner tu granito de arena en la batalla contra el cáncer de seno desde tu boda por ejemplo, es organizando una lista de regalos basada en donaciones para esta fundación. “Aquí recibimos cualquier tipo de donaciones, desde dinero, aportes materiales como pelucas para nuestro banco, elementos de aseo y cuidado personal e incluso recibimos aportes con la venta de nuestros productos como botellas de agua y pulseras”. Si quieres ayudar puedes conocer más haciendo click aquí.

shutterstock_224685088
Foto: Waverbreakmedia

Una de las cuestiones en las que coinciden Yhancy y Gloria es que Colombia necesita más presencia en la atención a mujeres con cáncer de seno, es por ello que Ámese ha hecho un trabajo mancomunado para que la atención prioritaria, en cuanto a salud se refiere, sea una obligación por medio de políticas públicas y mesas concertadas.

“Queremos que las mujeres reciban el derecho a la salud de manera pronta, que la prevención, detección temprana o diagnóstico y sensibilización sean inmediatas y sin trabas”, agregó la funcionaria quien invitó a conocer las conferencias ‘Al pecho no le des la espalda’, diseñadas por el presidente Fernando Perry y los médicos mastólogos de la Fundación, con el objetivo de hacer frente a este mal y llegar a más colombianas. ¿Otra de las intenciones? continuar con la promoción del autoexamen de mamas en todas las clases sociales.

Vivir de verdad

Estar atrapado en el tráfico, salir a caminar cuando no hay muchas ganas, tener que llegar a tiempo a una reunión y contar con tan solo minutos, son cosas de nuestra cotidianidad que tal vez muchos no veamos con buenos ojos, no obstante para Luz Ángela Merchan habría sido maravilloso vivir con mayor frecuencia estas situaciones, en vez de pasar más de ocho horas sentada durante una sesión de las muchas quimioterapias a las cuales tuvo que someterse y con las cuales vio venir fuertes cambios en su cuerpo.

PicMonkey Collage
Fotos: Daniela Sánchez

Para esta joven mujer el cáncer no llegó como una desgracia, sino como un cambio que le permitió alejarse de una vida de fiesta sin un rumbo claro y encaminarse en un sendero que, aunque doloroso y largo, le ha permitido conocer mujeres maravillosas y exteriorizar su deseo de dejar una huella por medio de charlas preventivas para que más jóvenes prevengan la enfermedad de seno y vivan plenamente.

Cuando fue diagnosticada el 08 de mayo de 2014 lo tomó con total tranquilidad a pesar de sentirse rara y de no comprender la terminología médica de su oncólogo, “cosa que me resultó graciosa entre toda la situación. Mi familia sufrió demasiado por mí y mientras tanto yo me dediqué a actuar ante la enfermedad y contar mi proceso”. Luz, quien entre sus amigos se hace llamar ‘Poly’, nunca pensó en la muerte, su meta fue y ha sido persuadir sobre el autoexamen y hacer ver a tantas personas sanas que vivir es bello y que: “no debe haber nada que te anule las ganas de luchar y de padecer el cáncer teniendo esperanzas”.

Su historia incluso ha trascendido fronteras y aunque ya dejó las quimioterapias, ‘Poly’ continúa en observación constante por el nivel en el cual se encuentra su enfermedad, aún utiliza un catéter que no puede quitarse por lo menos en los próximos cuatro años, tiene riesgo de aparición de la enfermedad, pero no deja de vivir con entusiasmo. Su prioridad es seguir trabajando en conferencias con madres comunitarias, jóvenes de instituciones educatuivas públicas, disfrutar al máximo su vida con su esposo y salir de fiesta sanamente con sus amigos.

‘Poly’ tiene una fama especial ¿Quieres conocerla?

No cabe duda que aún hay mucho por hacer en la búsqueda de cambio de conciencia de muchas mujeres en el mundo frente al cáncer de mama, pero tú puedes hacerlo apoyando a otras mujeres con este mal y por supuesto poniendo el pecho ante cualquier riesgo de padecimiento. La solución está en tus manos.

Créditos: Portada por Yhancy Burgos, Yhancy y María José por Yhancy Burgos, Imágenes Luz Ángela Merchan por Daniela Sánchez. Mujer con símbolo rosa por Syda Productions,   Autoexamen keep calm por Waverbreakmedia vía Shutterstock.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información