La tecnología no ha cambiado al amor... Aunque parezca lo contrario

La tecnología no ha cambiado al amor... Aunque parezca lo contrario

El amor sigue siendo el mismo. La tecnología ha traído consigo nuevos comportamientos para conquistar y diferentes contextos para el enamoramiento. Sin embargo, seguimos estando un paso adelante de ella. ¡Te explicamos por qué!

  • Vida en pareja
  • Novios
  • Pareja
  • Salud

Es indudable que las nuevas tecnologías han cambiado muchos aspectos de nuestra existencia: la manera como cortejamos es un gran ejemplo: tenemos el e-mail, los mensajes por distintas aplicaciones y por supuesto, emojis para expresar emociones y videollamadas para superar la barrera de la distancia. Sin mencionar las selfies, fotos y perfiles que traen consigo los nuevos tabúes y reglas en la forma de “conquistar”. Podríamos creer que el amor ya no es el mismo de antes…

guardarFoto: Solis Images vía Shutterstock
Foto: Solis Images vía Shutterstock

La antropóloga Helen Fisher, es especialista en Biología de la personalidad, contratada por match.com para que ayudase con sus investigaciones y experiencia en la creación de sistemas de emparejamiento basados tanto en las hormonas como en la personalidad. Ella nos revela datos muy interesantes que la llevaron a concluir lo que no imaginaríamos… la tecnología NO ha cambiado al amor, o al menos casi nada. ¡Te contamos las razones!

guardarFoto vía Shutterstock
Foto vía Shutterstock

1. Nuestros instintos más primitivos no han cambiado

Aunque ahora existan cientos de Dating Sites para llevar a cabo citas por Internet, que finalmente son usados como “introducing sites” es decir, sitios donde nos presentamos el uno al otro, lo bueno comienza realmente cuando nos sentamos en un bar, un café o en el banco de un parque con esa persona en cuestión. Allí es cuando de verdad el cerebro ancestral se pone en acción, como un gato dormido que despierta: “entonces sonríes, ríes, escuchas y desfilas, del mismo modo que lo hacían nuestros ancestros hace más de 100 mil años”, explicó Helen. Todo esto, con el mismo deseo de ganar el mayor premio de la vida: “una pareja con la que aparearse”.

Así pues, aunque haya mil maneras y posibilidades en los sitios web con personas disponibles, el único algoritmo que cuenta, es el cerebro. La tecnología no ha cambiado eso, y es probable que aún se demore bastante para lograrlo. Te interesará saber cuánto tardan las parejas para tener sexo por primera vez.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

guardarFoto: Anatoliy Cherkas
Foto: Anatoliy Cherkas vía Shutterstock

2. Los sentimientos siguen siendo iguales

Aunque tengamos nuevos comportamientos gracias a la tecnología, seguimos siendo “controlados” por los mismos tres sistemas cerebrales de hace más de 4.4 millones de años: el deseo sexual, el sentimiento de amor romántico y el sentimiento de unión cósmica profunda entre los miembros de una pareja.

Estos sistemas, junto a otras partes del cerebro, orquestan nuestra vida sexual, romántica y familiar. Se encuentran muy debajo de la corteza donde también se encuentran las partes más primitivas del cerebro relacionadas con la energía, el enfoque, el anhelo, el deseo y el impulso. “Nada de esto ha cambiado, aunque demos un toque a la izquierda o a la derecha de Tinder”, agregó Fisher.

guardarFoto: Mauro Erazo
Foto: Mauro Erazo

3. Elegimos a quién amar. Nadie ni nada lo hace por nosotros

Si bien hoy existen diferentes sitios que hacen un “match” usando tu perfil, gustos y/o personalidad y el de miles de personas más para encontrar el que será “el amor de tu vida”, seguimos siendo los únicos que eligen a quién amar. No hay un algoritmo más poderoso que el del cerebro.

Los estudios de Fisher demostraron a través de más 14 millones de personas encuestadas, que tenemos patrones naturales de elección de pareja. ¿En qué consisten?

guardarFoto: Camilo Uribe Fotógrafo
Foto: Camilo Uribe Fotógrafo

Según nuestra forma de expresarnos, cada uno de nosotros pertenece a uno de los 4 siguientes grupos de personas:

  • Los del primer grupo, son curiosos, creativos, espontáneos, energéticos. Estos se sienten atraídos hacia personas como ellos.
  • Los pertenecientes al segundo, son personas que se rigen por las tradiciones, lo convencional. Siguen las reglas, respetan la autoridad y tienden a ser religiosos. Estas personas se sienten naturalmente a su vez, atraídas hacia sus similares. 
  • El tercer grupo lo conforman las personas analíticas, lógicas, decisivas, directas y poco expresivas. Ellas se sienten naturalmente atraídas hacia su contrario y viceversa.
  • Ese contrario, es el cuarto grupo de personas, las cuales poseen buenas habilidades verbales y sociales, tienen mucha intuición y expresan sus emociones.
guardarFoto: DonnaIreneMuccio
Foto: Donna Irene Muccio

De esta manera, si bien la forma en que regulamos nuestras relaciones en los nuevos contextos ha cambiado mucho, la necesidad y la esencia del amor no ha cambiado casi nada.  Podemos estar tranquilos unos años más, pues finalmente, somos quienes decidimos quién se lleva nuestro corazón y cómo expresamos ese amor.  No dejes de leer: ¿Cómo sobrevivir a una relación a distancia? ¡Sigue estos tips! y Sexting: ¿ayuda o no a fortalecer las relaciones de pareja?

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Camilo Uribe Fotógrafo Fotógrafos bodas

Escribir un comentario

Lista de regalos Zankyou: ¡Recibe el dinero de tus regalos en efectivo!