X

Entrevista a una novia antes de su boda: ¡Entérate de lo que piensa!

¿No te pasa a veces que quieres compartir con alguien que esté viviendo lo mismo que tú? Pero si algo resulta extraño, eso es dar con una amiga que esté organizando su boda al mismo tiempo. Zankyou se puso en contacto con una novia que está a dos meses, (un poco menos), de su gran día. Ella abrió su corazón y nos respondió todas las preguntas.

Foto: Andrés Suárez

Paola es fotógrafa, tiene 23 años, es profesional en comunicación social y actualmente está emprendiendo un proyecto en el que desempeña sus habilidades artísticas y creativas en la decoración y fotografía de bodas, área en la que ya tiene bastante experiencia. Las ideas le fluyen rápido y están cargadas de conceptos, hija y hermana, también. Pero para este texto, sobre todo, novia de Andrés. Ella nos contó la historia desde la otra perspectiva y con detalles:

—¿Cómo se conocieron?

—¿Tú le hiciste esta pregunta a él? —responde riéndose—. Porque él dice que yo le caí.

—¿Y eso es verdad? ¿Tú le caíste a Andrés?

—No… sé. De pronto —y se vuelve a reír—. Lo que pasa es que teníamos una amiga en común, yo no lo conocía. Un día me dijo que la acompañara a una célula. Andresito fue el que abrió la puerta, yo de verdad me acuerdo de cómo estaba vestido, qué cantó, qué habló, cuál fue el refrigerio… o sea, de todo. Eso fue en el 2012. Fue un momento súper especial porque desde el momento en que lo conocí, lo admiré mucho. Y aún lo admiro muchísimo como persona, como hombre, en su relación con Dios. Cuando terminamos la reunión, yo simplemente dije: “Dios, yo quiero a alguien como él”. Y nos volvimos a encontrar un año después, imagínate.

Foto: Andrés Suárez

—¿En qué circunstancias se volvieron a encontrar?

—Fue en un “Sobredosis”, (un evento que se realizaba en la iglesia de Andrés). Ahí… Bueno, esta parte yo siempre la omito, pero… le tomé unas fotos. Luego le escribí por Facebook: “Hey, te tomé unas fotos”, cuando se las fui a mandar, ¡no las encontré! Entonces quedó como si hubiera sido la excusa para hablarle, pero en realidad no. En ese momento no me gustaba. Después de eso nos volvimos muy amigos, él empezó a invitarme a todas sus reuniones y empezamos a hablar y a pasar mucho tiempo juntos, se convirtió en mi mejor amigo literalmente.

—Hay algunas parejas cristianas que no son novios antes de casarse, ¿ustedes lo fueron?

—Sí, nosotros fuimos novios, pero eso fue como en el 2014 más o menos. Pasando del 2013 al 2014, más o menos, cuando ya habíamos sido amigos mucho tiempo. No sé si él te contó, esta es la parte que él siempre omite. El día que él me dijo que le gustaba, lo hizo así: “Es que tú me gustas, he estado orando mucho por esto y Papá (Dios), me dijo que tú sientes lo mismo. Pero yo ahora me voy para China, quisiera que estemos conociéndonos, estar más cerca las familias, para que cuando vuelva seamos novios y después casarnos”.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

—¡Eso fue de una!

—Sí, en el mismo momento que me dijo que le gustaba, también me dijo que se iba a casar conmigo. Nosotros siempre hemos intentado hacer todo muy correcto, de hecho, cuando íbamos a ser novios organizamos una comida donde invitamos a nuestras familias: papás, hermanos, abuelos y ahí, delante de todos, Andresito le dijo a mis papás: “Quiero su bendición para que seamos novios” y fue muy bonito porque hasta oraron por nosotros.

—Cuando él te dijo eso, ¿tú también estabas segura de querer estar con él? ¿Ya estabas pensando en matrimonio?

—Sí. Ha sido demasiado bonito que Papá (Dios) haya sido tan condescendiente conmigo. Solo le dije: “quiero a alguien como él” y no me dio a alguien como él, me lo dio a él. Y nosotros somos súper diferentes; Andresito es super calculador, super ingeniero y yo soy más artista, muy conceptual. Pero ya tenía esa convicción de que era él.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

—¿Cómo fue que llegaste a la convicción de que él era el hombre de tu vida?

—Hubo un momento en el que estuve confundida y de hecho le propuse que tomáramos un tiempo. Él sintió que yo le tenía como miedo al compromiso o algo así. Pero en el momento en que yo vi que Andrés se subió al avión para un viaje a China en el que duraría 8 meses, dije: “Soy una bola, si esta es la persona con la que me quiero casar, ¿cómo así que lo estoy dejando ir?“. Desde ese momento estuve totalmente segura. Me sirvió sentir que se estaba yendo para decir: no quiero que se vaya nunca.

—¿Quién se ha encargado de la organización de la boda?

La que tiene gustos marcados soy yo. Soy super minimalista, me encanta el blanco, que todo esté lo más “al punto” en lo posible. Eso me parece muy bonito porque él sabe que para mí es difícil aceptar algo diferente con respecto a diseño, me lo respeta mucho. Pero si hablamos de porcentaje, entre los dos hemos hecho un 40 % y nuestras mamás se encargaron de un 60 %.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

—¿Ah, sí? ¿Se han encargado las mamás?

Sí, algo que nosotros dejamos claro entre nosotros fue que no íbamos a estresarnos por nada y nos íbamos a dedicar a disfrutarnos en el proceso. Esa fue como nuestra premisa al momento de decir “ok, nos vamos a casar”. Ellas nos preguntan, pero nosotros no nos hemos encargado totalmente del proceso. Además nos han asesorado las decoradoras de Haus.co, ellas se encargaron de la decoración de la boda civil y de la de verdad.

—¿La de verdad?

—La ceremonia cristiana —comenta entre risas—. Para nosotros Dios es el centro. Lo principal es la unión entre nosotros tres —dice refiriéndose también a Dios—, por eso queremos que todo sea súper romántico, como más acústico, queremos hacer como una exaltación al amor, al amor de Jesús.

—¿Cómo es la decoración?

—Todo lo que yo hago es blanco, tiene que ver con mi relación con Jesús. Amo la luz, que no haya nada escondido, nada oscuro. Todo será blanco y los colores son muy pasteles, porque así creo que somos nosotros dos, mega-románticos, son rosas blancas y eucaliptos. El salón es muy grande, son como 170 invitados. Tenemos 3 mesas principales largas y alrededor de esas hay muchas redondas. Hay centros de mesa altos, medianos y pequeños, con eso jugamos en todo el salón.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

—¿Y el vestido cómo lo escogiste?

—Me probé muchos estilos en Pronovias y salí con algo totalmente diferente a lo que yo creí que me iba a poner. Yo tenía algo en la cabeza, un vestido muy sencillo, buscando el estilo que me gusta a mí. Terminé poniéndome uno que es muy romántico —en realidad nos explicó como era, pero no queremos dañarle la sorpresa al novio—. Fui con unas amigas, mis papás y mi hermano, cuando me lo puse y los miré, todos estaban llorando. Y al volver a verme en el espejo, también lloré y dije: “Creo que es este”.

—Andrés me dijo que tú has querido mostrarle el vestido pero él no quiere

—Lo que pasa es que —dice con un tono divertido— dentro de las mil diferencias entre nosotros, una que resalta es que a mí no me gustan las sorpresas, a mí me gusta saberlo todo. A mí no me gusta el ‘factor sorpresa’. La vez pasada estaba haciendo los votos y se los quería mostrar —comenta entre risas—, lo que pasa es que yo soy más acelerada y él es más sobrio. Aunque él también tiene su humor fino.

—¿Quién se encarga de maquillaje y peinado?

—Se llama Valentina Arjona, la líder de Makeup by Design ella hace poco ganó en los ZIWA de Zankyou. Ha sido muy bonito. Con ningún proveedor ha sido una relación de proveedor – cliente, ha sido más como de amigos. Eso es lo que yo quería, no me interesaba alguien que estuviera ahí por estar, quería que en ellos se quedara algo de nosotros.

Foto: Andrés Suárez

—Me contaste todo, menos del compromiso, ¿Cómo fue que Andrés te dio el anillo de compromiso?

—Fue en San Andrés, teníamos una actividad de la iglesia. Yo lo presentía y le pregunté antes del viaje. Él quería guardar el secreto y entonces me despistó: “No, amor, no hay plata, los emprendimientos no están dando”. Y yo le dije que lo importante era el compromiso, no el anillo. Y como él me conoce y sabe de mi amor por el blanco, me respondió: “No, pues si quieres yo te puedo conseguir un anillo de esmeralda verde o rojo, el color que tú prefieras. Como tú dices que el anillo no es importante, podemos conseguir uno así. Pero de todas formas no creo porque no hay plata” y eso me ‘desinfló’ un poco y perdí la expectativa.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

Estando en San Andrés mi mamá me regaló un vestido blanco y Claudita (su suegra), me regaló un collar y me dijo que salía con el vestido, que me lo probara. Más tarde, Andrés me dijo que había encontrado un restaurante mexicano que tenía bombas de todos los colores y mariachis, y aunque me pareció terrible, le acepté ir. Cuando llegamos al lugar, era un restaurante al lado de la playa totalmente blanco, me puse a llorar solo con el lugar.

Andrés me mostró un video de él en todos los lugares significativos para nosotros, desde los que contaba nuestra historia. Luego me dijo que había estado orando con la pastora y que tenía un versículo, él siempre se cerciora de que Dios esté de acuerdo. Por último, me mostró un video en el que toda mi familia, la suya, los socios, todos decían: “Pao, ¡di que sí!” y sacó un anillo blanco, como siempre lo había imaginado, totalmente blanco. Al volver al hotel, nuestros padres tomaban vino con torta y luego oraron por nosotros.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

—¿Cómo te sientes con saber que sales de tu casa en menos de dos meses?

—¡Estoy muy feliz! Yo amo mucho a mis papás, pero anhelo también mi vida con Andresito, lo hemos soñado mucho. Y estoy tranquila. Sé que es un deseo de Dios y de nosotros, y el proceso ha sido disfrutarnos. Al fin y al cabo lo que importa es que vamos a estar juntos.

—¿Y los zapatos?

—Ese es otro tema con mis papás —comenta en tono bromista—. Ellos querían unos zapatos de diseñador y yo quiero tenis: “¿Cómo así que tenis?”, me dijeron, no podían creer que combinara ese vestido con ese tipo de zapatos. Un día me escapé con mi suegra y fui a comprar unos zapatos altos para la ceremonia y se los mostré a mis papás, pero tengo unos tenis para el resto.

¿Cómo se proyectan ustedes como pareja?

No estamos pensando en las mismas metas de nuestra sociedad: ‘carro, casa y beca’. Queremos hacer una casa de adoración para Dios, queremos ayudar a otros, cada que podemos lo hacemos. Seguramente tendremos nuestro apartamento, pero esa no es nuestra prioridad. Esas son nuestras proyecciones. Andresito quiere tener como 5 hijos, pero no sé de dónde los va a sacar —y se ríe de nuevo—. Pero no por ahora, los niños son algo que no está en el corto plazo, los dos estamos jóvenes y queremos disfrutarnos mucho, estar con el otro.

Reserva tu cita con Josué Bonilla
Foto: Josué Bonilla Wedding Photographer

Gracias Andrés y Paola por disponer de su tiempo para compartir con nuestros seguidores este emocionante momento de su historia. Zankyou les desea éxito en esta nueva etapa de su vida. Si tú también quieres una sesión pre-boda como la que se hizo esta pareja, te puede interesar sobre los pueblos más lindos de Colombia o los momentos más significativos de una boda analizados por fotógrafos.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información