X

Dari y Johan: ¡vas a querer una boda industrial como esta!

En Bogotá, cerca de la carrera 30 con Av. De las Américas, se levanta el edificio que los ciudadanos capitalinos más relacionarán con trámites legales: catastro. Cruzando la calle, se encuentra el hospital antiguamente llamado San Pedro Claver y detrás los viejos edificios de Colsubsidio. Al frente, un grupo de bodegas antiguas se imponen.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

Muchas de esas bodegas dejaron esa funcionalidad para convertirse en el Centro de Convenciones G12, en el que se reúne una de las iglesias cristianas más representativas de la capital: la Misión Carismática Internacional congrega en estas instalaciones a más de 150 mil miembros. Allí, en medio de esa multitud en la que esperaban encontrarse, Dari y Johan se conocieron.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

El amor avanzó en ellos. Y ellos avanzaron en el amor. Sólo porque la historia lo pide, dejemos de lado el color de la ciudad por un momento: un buen día Johan organizó una salida a almorzar con la familia de su novia. Los verdes paisajes de la hermosa Boyacá nos empujan un poco más allá, a un nuevo paso en esta historia, a la histórica Villa de Leyva.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

Luego de almorzar y en medio de la cabalgata, cuando Dari menos lo esperaba, Johan le pidió la mano. Las casas coloniales y las calles empedradas serían testigos del ‘Sí’ con el que la historia tomaría un nuevo curso, uno definitivo: dejarían de vivir con sus familias para fundirse en el amor, para convertirse en uno solo.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

La ceremonia se realizaría en las instalaciones de su iglesia en Bogotá, la hermosa Darianella; dulcemente maquillada por Rofl Martínez, recorrería el pasillo adornando el ambiente con un vestido corte sirena de mangas largas que se ajustaría al aspecto casual de su novio quién de su mano caminaría hacia el altar sobre sus zapatos Grenson a la plácida cadencia de Una Matinna de Ludovico Einaudi.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

Recitarían el uno al otro sus votos y bajo la bendición de su pastor se pondrían el uno al otro los anillos con esta inscripción: ‘Dari y Johan True Love 16 – 04 – 16’. Luego de cantar sus himnos y hablar acerca de La Palabra de Dios, como es costumbre desde las primeras épocas de los cristianos, compartirían una cena. Las increíbles fotografías de Federico Rodríguez Perea, reflejan el espíritu de unidad en que viven el momento.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

El lugar de la celebración fue un reto para James Mayorga, organizador de bodas de RS Group y decorador del evento: luego de recorrer varios lugares por la ciudad que no se adaptaban al sueño que tenían para su boda Dari y Johan, se vieron en el mismo sector en que se casarían: una bodega abandonada desde los años 90, en las mismas instalaciones del parqueadero de su iglesia, sería el lugar perfecto para hacer realidad esta boda de ensueño.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

La celebración estaría acompañada por Oro y Plata, banda de chirimía (música autóctona del pacífico colombiano), el particular sonido de esta agrupación haría las delicias de los invitados durante la hora loca y al ritmo de los tambores y los platillos, con sombreros y pañoletas, disfrutarían de hacer coreografías en conjunto.

Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea
Foto: Federico Rodríguez Perea

‘Único, innovador y fuera de lo común’, así definen Johan y Dari su matrimonio. Y tras ver estas fotos no queda más que estar de acuerdo. Para Zankyou es un honor saber que fuimos sus asesores a un click de distancia y una alegría poder ahora compartir esta impresionante boda industrial para que más parejas se animen. ¡Gracias, Dari y Johan, por seguir sus sueños y el impulso del amor!

La boda se realizó en: Centro de Convenciones G12 | Maquillador de la novia: Rofl Martínez | Zapatos del novio: Grenson | Fotografía: Federico Rodríguez Perea | Organización, decoración de la boda y ramo de la novia: James Mayorga RS Group | Música en la hora loca: Oro y Plata

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (2)

Mileidy Sanchez
May 24, 2016

Las fotos son muy linda, los vestuarios y la boda algo único. Felicidades enciendan las llamas del amor Dios los bendiga

Responder
Alejandra
February 17, 2017

Esta precioso, yo quiero el mio asi pero no he podido encontrar el lugar… me podrian ayudar si saben de algún lugar para hacerlo aparte del de la reseña? graciaaass

Responder

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información