Así fue la boda más esperada del 2018: el Príncipe Harry y Meghan Markle, Duques de Sussex

Así fue la boda más esperada del 2018: el Príncipe Harry y Meghan Markle, Duques de Sussex

"Érase una vez" Así fue la boda más importante del 2018. Un cuento moderno que protagonizaron el Príncipe Harry y Meghan Markle, al jurar amor eterno ante todo el mundo. Así fue la boda real de los ahora Duques de Sussex.

  • Celebrities
  • International
  • Recién casados
  • Alfombra roja
  • 2018

“Érase una vez” Así comienzan las historias de príncipes, princesas, carruajes y castillos; y así fue la boda más importante del 2018. Un cuento moderno, que comienza con una mujer ‘común’, divorciada y actriz que conoce a su príncipe, sin duda no convencional, rebelde y apasionado como su madre, la amada Lady Diana. Una historia que hoy ha escrito su capítulo más importante, y en el que los dos protagonistas, el Príncipe Harry y Meghan Markle, han jurado amor eterno ante todo el mundo. Así fue la boda real del 2018.

guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press

En la  Capilla de San Jorge, junto al Castillo de Windsor, la atmósfera está impregnada de emoción cuando, alrededor de las 11:00 de la mañana, llega el príncipe Harry en uniforme completo, visiblemente nervioso, con su hermano, mejor amigo y ‘best man‘, el Príncipe William. Los dos hijos de Diana tienen un vínculo muy especial que se ha fortalecido desde la muerte de la Princesa de Gales, para quien, especialmente Harry, era particularmente cercano. Por eso los novios, quisieron honrar su nombre, decorando la iglesia de rosas y peonías blancas, las flores favoritas de la princesa del pueblo.

guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press

Llegaron las 12:00 del mediodía, cuando el auto de propiedad de la reina Isabel II llega con la novia a bordo y la multitud de aproximadamente 2.500 personas invitadas a asistir a la ceremonia desde los jardines frente a la capilla, quedan perplejos ante la belleza y elegancia de Meghan. Valiente y orgullosa, la novia – debido a la ausencia de su padre-, se dirige sola en su primer trayecto a la capilla, luciendo un vestido de novia en color blanco, simple con un corte de trapecio y manga francesa, escote bardot, hecho a la medida con mikado de seda por la diseñadora británica Clare Waight Keller, quien es la actual directora creativa de Givenchy. Complementa el vestido un imponente velo de seda de 3 metros de largo, que se desprendía de la tiara de la familia Spencer que la misma Lady Di lució en ocasión de su boda con el Príncipe Carlos.

Y es precisamente el Príncipe Carlos quien acompaña a la novia para la segunda parte de su viaje al altar. Él la saluda con una sonrisa y le susurra algo al oído mientras lo sostiene bajo su brazo, sus ojos siempre puestos en Harry, quien, moviéndose, algo nervioso y ansioso, la esperaba en el altar.

guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Maravillosa” es la palabra que resuena en la Capilla de San Jorge, cuando el Príncipe Harry levanta el velo para descubrir el rostro de su futura esposa, quien lució un maquillaje natural y un peinado recogido, estilo sencillo pero a tono con el outfit de novia. Bajo las notas de la eterna canción ‘Stand by me’, la madre de la novia no puede contener las lágrimas. Una canción moderna como el espíritu de la pareja de recién casados, en una boda que siendo real, se ha salido en algunos apartes de los cánones de la monarquía británica.

Para el discurso de apertura Meghan y Harry eligieron a Michael Curry, el primer afroamericano a la dirección de la Iglesia Episcopal Estadounidense. En el momento de los votos matrimoniales, Meghan, reconocida abanderada feminista, no jura ‘obediencia’ al novio como el protocolo real impondría, sino respeto en su condición de esposa fiel y leal. En medio de la emoción y los nervios de los dos jóvenes, el oficiante los proclama oficialmente marido y mujer.

guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press

Con los acordes del himno nacional británico, los recién casados Meghan y Harry salen de la capilla convertidos en los Duques de Sussex, seguida de una procesión compuesta por el príncipe Carlos, su esposa Camilla y la mamá de Meghan en la primera fila, seguido de William, Kate y sus hijos. Al salir de la iglesia, la gente que los esperaba fuera estalla de alegría al ver a los nuevos esposos reales, y el éxtasis resulta cuando se dan su primer beso como esposos en las escaleras de la capilla.

guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press
guardarFoto via Cordon Press
Foto via Cordon Press

‘Y fueron felices por siempre’ aún es muy reciente para esta frase, pero esperamos que la felicidad desborde en cada rincón de este nuevo hogar, un capítulo que se inicia con esta magnífica boda real y donde los protagonistas son dos personas de espíritu jovial, cercano con el mundo que aplaude la unión de un solo sentimiento.

Escribir un comentario

Lista de regalos Zankyou: ¡Recibe el dinero de tus regalos en efectivo!