CO Login
CO

La boda de David y Melanie: ¡el amor romántico existe!

Que cerrara los ojos, lanzara una piedra a la bahía y pidiera un deseo. Cuando David le dijo eso, Melanie empezó a ponerse nerviosa, pero decidió hacerle caso porque lo sentía tan extraño y porque el atardecer ya estaba tan pronunciado. Habían pasado una tarde deliciosa, un paseo en bicicleta los había conducido hasta el lugar, cerca de su casa en Miami, con una vista que resultaba un deleite para los ojos y que se complementaba con el sabor del sushi y el vino que habían escogido para la ocasión.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Si alguna vez has cerrado los ojos en el preámbulo de una sorpresa, podrás darme la razón cuando digo que el cerebro a veces se desconcentra y se pone a pensar en otras cosas; ¿la pesada semana de trabajo que venía?, ¿la que se había acabado?, ¿por qué David estaba tan raro?, si el vino hubiese logrado el efecto suficiente, tal vez se habría puesto a pensar en el deleite de la tarde con él o, por qué no, en el deleite de los años juntos.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Llevaban más tiempo cerca del que se imaginaban: mientras crecían en Miami, habían vivido a 5 minutos de distancia, habían asistido al mismo High School y hasta tenían varios amigos en común. Siempre cerca, pero sin conocerse. Fue hasta unas vacaciones, en un crucero que viajaba de Miami a México, que por fin se vieron y no dejaban de darse miradas cada vez que se encontraban, hasta que por fin Melanie tuvo la valentía de hablarle a David y allí, en medio del mar, empezó una historia.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Siete años después se encontraban sentados frente al mar, disfrutando de una intimidad creciente; se conocían tanto como para que Melanie supiera por ejemplo, que David no lloraba nunca, solo lo vio llorar cuando murió su abuelo. Y se amaban, aun cuando se conocían bien, habían elaborado un amor fuerte. Eso no evitó, sin embargo, que Melanie se sorprendiera al abrir los ojos, después de lanzar la piedra y al darse cuenta de que David estaba sobre su rodilla, con un anillo como el que ella había posteado recientemente en un tablero de Pinterest. Él mismo lo diseñaría para ese momento con la ayuda de una amiga propietaria de Earthy Chic Boutique, en Miami. Tal vez fue la sorpresa la que llenó los ojos de Melanie de lágrimas o la que le hizo decir: ‘¿ya le dijiste a mi mamá?’ El mar sería testigo nuevamente de su amor, de un sí expresado en un abrazo que pareció infinito…

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Cartagena de Indias, porque hablamos de una historia romántica, sería el lugar ideal para el matrimonio de esta pareja. La ceremonia y la recepción se llevarían a cabo en La Casa Pombo, una construcción del siglo XVI, ubicada en el centro de la ciudad amurallada, que los novios alquilaron completa durante 5 días para poder compartir con sus amigos y familia. Vendrían asistentes de Chile (país originario del novio), de Estados Unidos y de otras regiones de Colombia.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Sería un 19 de marzo de 2016, cuando David vestido con un elegante traje azul de Hugo Boss, vería acercarse al altar a Melanie: un maquillaje sencillo que recordaba su esencia y un peinado recogido que hacía juego con el escote de la espalda, muy bien logrados en la peluquería de Diego Moya; un vestido de novia, Essence of Australia, inspirado en el de la Princesa de Mónaco pero joven y moderno; y unos zapatos azules Manolo Blahnik para el ‘something blue’ de la tradición norteamericana, los que usó Carrie Bradshow en la primera película de Sex & the City, porque su historia de amor también duró varios años antes de terminar en boda. Cuando David la vio entrar, y desde entonces lo haría varias veces en la boda, lloró.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Pero las lágrimas hablaban de alegría. Fue un amigo el que los casó y durante toda la ceremonia rieron y lloraron a carcajadas. Juyá Photographer tiene la habilidad de hacerse invisible y también la de capturar los momentos más emotivos, las fotografías de esta boda son en realidad emocionantes, ‘queríamos a alguien que documentara nuestro amor y la energía de ese día de una manera orgánica y auténtica’, afirma Madeleine, por eso lo escogieron.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

La alegría continuaría en la ceremonia, rodeados de blanco y dorado; el blanco se encontraría principalmente en las flores, principalmente hortensias que son las preferidas de la novia y estarían en los centros de mesa y en el ramo de la novia se acompañarían de rosas blancas; el dorado estaría en los números de mesas, menú y demás papelería elaborada por Minted. Fueron 9 mesas, cada una representaba un año que han celebrado como pareja. La decoración y planeación de la boda serían obra de Caribe Cordial Bodas y Eventos.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

El primer baile de esposos sería acompañado por el hermano de David, quién interpretaría ‘You and I’, de Dave Matthews Band: ‘vamos a caminar el azul hasta el fin del mundo’, sería la letra que se prometieran mientras bailaban. Esa parte de la canción sigue siendo su favorita hasta hoy.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

La comida que le daría fuerza a los invitados para la fiesta sería un plato de alto nivel, Melanie es food blogger’ en Miami, lo que ponía alto el nivel de exigencia. El menú se compuso de platos como Lomo a la parrilla en salsa de posta o Cartagenera sobre croqueta de arroz con coco, producto de Hotel Capilla del Marquienes se hicieron cargo del catering. A la media noche, para darle energía a los invitados y que siguieran con la fiesta, se les ofreció arepas, empanadas y chicharrones.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Y verdaderamente hacía falta la comida de media noche. La celebración llegó a su punto máximo cuando la papayera y los bailarines hicieron presencia en el recinto, los invitados chilenos y norteamericanos se sorprendieron al principio cuando los vieron entrar, pero cuando entendieron, empezaron a bailar. Quedaron gratamente sorprendidos. Tan buena estaría la fiesta que la misma Melanie se cambiaría poniéndose un vestido de novias de lentejuelas blancas y mangas cortas para salir a bailar con una falda típica.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Los invitados partirían de la celebración que duró casi todo un fin de semana, con mapas personalizados, itinerarios de todas las actividades del fin de semana, dulces típicos colombianos, lentes para el sol, bloqueador y un kit de ‘Hang Over’. Los comentarios acerca de la fiesta dejaban ver una satisfacción profunda por parte los asistentes.

Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer
Juyá PhotographerConoce más sobre “Juyá Photographer”
Foto: Juyá Photographer

Hay quienes dicen que el matrimonio es, como reza el adagio español, ‘para los de la clase de tropa’; que las historias románticas son un invento de Holywood y que no hacen parte de la vida real. En la historia de Melanie y David, queda sentado un precedente de que no es así, de que el amor romántico existe y te puede llevar situaciones tales como ‘un día romántico e inolvidable con la gente más importante de nuestras vidas, celebrando nueve años de amor’, como afirma Melanie.

Anillos de los novios y argolla: Earthy Chic Boutique | La boda y la ceremonia se realizaron en: La Casa Pombo | Vestido del novio: Hugo Boss | Maquillaje y peinado de la novia: Diego Moya | Vestido de la novia: Essence of Australia | Zapatos de la novia: Manolo Blahnik | Fotografía: Juyá Photographer | Papelería de la boda: Minted | Wedding Planner: Caribe Cordial Bodas y Eventos | Catering: Hotel Capilla del Mar ||

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información