La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!

Llorar está desprestigiado. Hay un grupo de personas que han insistido en que esta manifestación propia de la naturaleza humana está relacionada con que algo anda mal. Y no es así necesariamente. Las lágrimas no son propiedad privada de la tristeza, también surgen de nuestros ojos cuando estamos en situaciones de placer extremo o de alegría, como en la historia de Cami y José, que tiene tantas. Y todas de felicidad.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

La primera escena con lágrimas, por ejemplo, está ubicada en uno de los destinos turísticos más renombrados de México: la isla de Cancún. No te imaginas que al poco tiempo de haber conocido a un amigo de tu hermana, vas a estar ahí, en una playa, solos, recordando 2 años de noviazgo y escuchando música. Y Camila no se imaginó que, de repente, José pusiera Marry Me de Train ni que a continuación, como invadido de amor, empezara a llorar y no pudiera contenerse. De repente sacó un anillo y le dijo algo que ella no entendió, pero no hacía falta. Se abrazaron y bailaron, mucho tiempo, en la playa y nadie más existió en ese momento.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

Otra escena es la del momento en que Carlos, el estilista de Corte del Sur, termina el trabajo de peinado y maquillaje. Ahora Cami tiene su vestido de novia, un espectacular diseño de Gina Murillo, un tocado de Zawadski y unos zapatos Matissa; está hermosa y preparada para la ceremonia, pero antes tiene un encuentro con alguien a quién jamás ha visto llorar en toda su vida: su papá. Los ojos del padre de Cami la encontraron vestida de blanco, se detuvieron en su belleza e intuyeron el camino al altar y unas lágrimas se les escaparon. “Obviamente a mí también”, recuerda Camila. Y el motivo en esta escena, una vez más, fue el amor.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

Para la última escena con llanto, (tampoco queremos que piensen que esta boda fue un mar de lágrimas), es atestiguada por un grupo de hombres vestidos de pantalón azul y camisa blanca, acompañados de mujeres con un vestido largo unicolor y sin estampados, eso sugerían las invitaciones elaboradas por Andrea Gómez, la hermana de José. Antes de ponerse las argollas Farouk Sayegh, leyeron sus votos el uno al otro y ante el pastor Danie Newball. Luego, la hermana de Camila habló: “¡A mí me hizo llorar!, fue algo demasiado emocionante”, nos cuenta.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

Las lágrimas, está comprobado por esta pareja, no significan tristeza. Y la verdad es que la nota predominante del matrimonio de Cami y Jose, fue la alegría, las fotos de Lagus Media no mienten: todos estaban felices. Y no había nada que pudiera evitar eso, ni siquiera que noviembre en San Andrés hiciera de las suyas, como cuando la luz del sol se fue más temprano de lo habitual, algo que suele suceder en este mes (punto para los fotógrafos: además de cargadas de emoción, las fotos quedaron perfectas con poca luz) o que las precipitaciones hicieran presencia, otra característica de esta temporada en la isla.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

En el mismo hotel en el que habían realizado la ceremonia, se llevaría a cabo la celebración. El lugar, decorado por Shirley Díaz de Eventos Laguaira S. A. S. con la colaboración de 360 Group, el equipo de producción, no podría estar mejor preparado para lo que vendría. El carismático DJ Stampa pondría ‘La razón de mi vida’, la canción que los novios escogieron para su primer baile: “contigo encontré mi destino, contigo la llama encendida, ardiendo en el fuego contigo, hallé la razón de mi vida”, sería lo último que escucharan cantado antes de que se desatara un aguacero.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

Al novio no le preocupó su vestido Dos Leones ni sus zapatos Tomsen realidad a nadie le molestó que lloviera. Fue, de hecho, una situación que le dio mucha más fuerza a la celebración. Toda la tarde habían rezado para que no lloviera, hasta intentaron poniendo cuchillo y tenedores cruzados, pero no sirvió. Y menos mal, porque desde ahí y hasta que Obie P. se presentó, la celebración no bajo nunca su ritmo. Así, plena de alegría, concluyó esta increíble boda que estuvo bajo la batuta de la organizadora de bodas Jimena Jaramillo Planners.

La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media
La boda de Cami y José: ¡Donde la playa, brisa y el mar fueron testigo de esta unión!
Foto: Lagus Media

“Una experiencia inolvidable”, así es como Cami define su boda. Todo se conectó en ese lugar, ese día, todo se prestaba para un momento de espontaneidad, la decoración, el ambiente, la isla, la lluvia misma y lo que Cami más recuerda: la espontaneidad de las personas. Eso es lo que hace inolvidable un momento: que la emotividad fluya, que se muestre como necesite mostrarse y más cuando se trata de una celebración tan importante como es la que hacemos cuando nos prometemos un amor eterno.

Maquillaje y peinado de la novia: Carlos, estilista de Corte del Sur | Vestido de la novia: Gina Murillo | Tocado: Zawadski | Zapatos Matissa | Invitaciones: Andrea Gómez | Argollas Farouk Sayegh | Ministro de la boda: Danie Newball | Fotografía: Lagus Media | Decoración: Shirley Díaz de Eventos Laguaira S. A. S. | Producción de la boda: 360 Group | DJ: DJ Stampa | Vestido del novio: Dos Leones | Zapatos: Toms | Música en la celebración y la ceremonia: Obie P. | Wedding planner: Jimena Jaramillo Planners ||

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información