CO Login
CO

Jennifer y José Alberto, ¡Qué bonito amor! Una boda entre una colombiana y un mexicano

‘¡Qué bonito amor!, ¡qué bonito cielo, qué bonita luna, qué bonito sol!’, ¿la escuchaste alguna vez? A eso me sonó esta historia cuando la leí. Parece una historia de esas que importábamos para cine o televisión, pero con ese toque de fuerza que solo la realidad de un amor verdadero le podría dar y que solo podría ser representado por la capacidad artística de Valeria Quintero.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

¡Qué bonito cielo!

Enmarcado entre los imponentes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, el cielo de la ‘Ciudad de Los Ángeles’ se prestaba como fondo para el inicio de esta historia, ¿acaso otra ciudad podría aportar tanta magia a un inicio como lo hizo Puebla con su arquitectura barroca? Porque sí, fue este el lugar al que Jennifer llegó de Colombia para participar en la boda de una amiga y allí conoció a Juan Alberto. Y ese fue sólo el principio.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

¡Qué bonita luna!

El tiempo transcurrió y la relación fue creciendo, madurando, orientándose. El exquisito gusto de los novios se hacía manifiesto en la ciudad que escogieron para celebrar los cumpleaños de Jennifer. Bajo la luna de la costera Huatulco, en México, acompañados por el sonido del mar y en una cena preparada exclusivamente para los dos, Juan Alberto le pidió la mano.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

¡Qué bonito sol!

La cálida Valledupar los recibiría con los brazos abiertos y el primero de agosto del 2015 se prestaría como escenario, casi como pasarela, para que la hermosa Jennifer, maquillada y peinada por Camilo Domínguez, luciera el diseño Angélica de la colección 2015 de Aire Rosa Clará. Quien próximamente sería su esposo, por su parte, portaría un blanco y elegante vestido de Carlos Nieto.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía
Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

De blanco vestiría también la Iglesia de la Inmaculada Concepción: decorada de acuerdo con el distinquido toque de Patricia Baute con diferentes tipos de flores blancas como rosas, lirios, hortensias, orquídeas y gladiolos, (como el ramo de la novia, de la misma diseñadora) complementadas con cristales y muchas velas que lograrían un ambiente ámbar, atestiguaría la bendición del sacerdote a las argollas modelo Harmony de Tifanny, que resultarían el signo del amor y fidelidad que cada uno prometía al otro.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

Las sandalias plateadas Vicky Tcherassi que habían entrado a la Iglesia caminando al ritmo de los pasos del padre, salían ahora acompañadas de los dinámicos pasos de un esposo que portaba unos zapatos color caramelo de Campanile. Afuera de la Iglesia un grupo de mariachis los esperaría cantando ‘¡Qué bonito amor!’ y otras canciones propias de la sonoridad mexicana.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía
Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

En el Club Valledupar los esperaban mesas de diferentes formas (cuadradas, rectangulares y redondas) que conservaban el estilo de decoración de la capilla. En ellas disfrutarían una cena tipo buffet que consistía en Cola de langosta en salsa de caviar, Solomillo al carbón en salsa de pistacho y piñones, Suprema de ave rellena de dátiles y queso holandés, Carnaval de tortelloni en salsa 3 quesos y una ensalada gourmet. Esta experiencia gastronómica cerraría con una surtida variedad de postres y helados.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

Luego vendría la fiesta. Si bien los novios impusieron la alegría bailando ‘Eres mi sueño’ de Fonseca luego del vals, es imposible negar que la fiesta tuvo su punto más alegre cuando el maestro Poncho Zuleta y su grupo Los Bárbaros se pusieron al frente de la amenización. La Hora Loca se caracterizó por la alegría de los invitados, los colores, las lentejuelas y las plumas, que venían en los accesorios que los novios repartieron.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

Los invitados partirían de la reunión con una botella en miniatura de Tequila Don Julio, que se repartiría en honor a los invitados que venían de México y como memoria de la tierra natal del esposo.

Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía
Valeria Quintero FotografíaConoce más sobre “Valeria Quintero Fotografía”
Foto: Valeria Quintero Fotografía

Luego de una noche inolvidable y para no dejar de manifestar la hospitalidad propia del pueblo colombiano, la familia de la novia ofreció un almuerzo típico en la Hacienda Campo Adela para esos amigos y familiares que no tuvieron inconveniente en viajar desde diferentes lugares para acompañar a los novios.

Foto: Valeria Quintero Fotografía

¡Qué bonito amor!

Si Valledupar se quedó con la boda, La Heroica se quedaría con el matrimonio. Pero no la nuestra, sino la de México. Sí, decidieron que allí donde empezó su amor sería el mejor lugar para que creciera, en Puebla. Acaso más a menudo; mientras transitan por las calles de esta ciudad, patrimonio histórico de la humanidad, puedan recordar el momento en que salieron de la Iglesia siendo esposos porque escuchen: ‘si algo en mí cambió, te lo debo a ti: porque aquel cariño que quisieron tantos me lo diste a mí, ¡Qué bonito amor!…’

Vestido de la novia: Rosa Clará | Vestido del novio: Carlos Nieto | Argollas: Tiffany | Zapatos de la novia: Vicky Tcherassi | Zapatos del novio: Campanile | Ramo de la novia y decoración floral: Patricia Baute |Maquillaje de la novia: Camilo Domínguez | Capilla: Iglesia Inmaculada Concepción | Recepción: Club Valledupar | Música: Poncho Zuleta y Los Bárbaros | El almuerzo familiar se realizó en la Hacienda Campo Adela | Fotografía: Valeria Quintero

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información