CO Login
CO

Bélgica, testigo de una promesa de amor: Maria Alejandra y Sebastián

Cocinar para ella, llevarle serenata, invitarla a cenar su restaurante favorito, o dar un paseo en la playa, son algunas de las opciones que los novios eligen para pedir la mano de quien ha decidido será su compañera para toda la vida. Sin embargo, hay un lugar que encanta por sus paisajes, por su arquitectura y diseño, en la que coexiste tradición y modernidad, su fusión multicultural, los monumentos renacentistas y calles medievales a través de las cuales muchas personas se transportan en bicicleta, hacen de Amberes – Bélgica, el destino ideal para declarar su amor y esperar escuchar un como respuesta.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Maria Alejandra y Sebastián decidieron empezar a escribir una historia juntos, llena de nuevos retos, sorpresas y alegrías. Cuando él le propuso matrimonio en Amberes, la capital europea de los diamantes, nada de esto se lo imaginaba ella. Mientras empacaba su maleta -a lo que parecía ser tan solo un viaje para asistir a un congreso de historia al que Sebastián la había invitado para que lo acompañara-, él tenía en mente cómo pedirle que quería  ella fuese la mujer que viera todas las mañanas al despertar.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Una fecha para no olvidar.  Julio de 2015. Aunque todo transcurrió diferente y tal vez entre apuros, disfrutaron de lo que sucedió. Estando en Amberes, a tan solo 20 minutos para tomar el tren que los llevaría a Bruselas, fueron a un almacén junto a la estación para comprar el anillo, eran ellos contra el tiempo. Y aquel día tan especial no lo podían dejar pasar desapercibido, por lo que a la primera oportunidad que vieron dejaron su compromiso registrado al tomarse una fotografía en un fotomatón, ubicado en una de las paradas para cambio de tren. Todo lejos de formalidad pero lleno de mucha diversión.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Libros testigos de un amor. Una combinación perfecta entre historia y literatura, dieron como resultado la relación entre Maria Alejandra y Sebastián. Miradas van, miradas vienen mientras compartían horas de trabajo haciendo libros digitales, apps y sitios web , permitieron  que surgiera aquella chispa que hoy ha logrado sean pareja.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Maria Alejandra caminó al altar con un vestido de J & MAIA, en el que los detalles fueron los protagonistas: el tul color champaña y el encaje nude, además de un ligero escote en la espalda que finalizaba con botones, dieron el toque especial. Por su parte, el novio lució un traje azul oscuro de Arturo Calle, y zapatos de la misma marca, su corbata diferenciada por el diseño de rombos y círculos, al igual que la flor para la solapa, lograron que rompiera un poco con la uniformidad del color. Para ir dejando huella a cada paso que daban para su nueva vida, la novia caminó en unos zapatos de 12 centímetros color nude de Jorge Ramírez Shoes.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

La pareja decidió ir con pocas joyas, ella se dejó seducir por una pulsera de diamantes, y el complemento perfecto sería la argolla en oro blanco con 9 diamantes de 5mm incrustados, un diseño de Tiffany, mientras que la de Sebastián era una argolla en oro amarillo. Una decisión que tomaron por recomendación de la joyera. Las flores naturales que adornaron el ramo de Maria Alejandra -y que le dieron el toque de color- fueron nardos, hortensias y lavanda, diseñado por la mamá de Sebastián. La encargada de maquillar y peinar a la novia fue Constanza Sandoval, quien le dio un aspecto muy natural a su rostro.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

La ceremonia religiosa fue en la iglesia Cristo del Campo – ubicada en Hacienda Pozo Chico, en donde posteriormente fue la celebración-. Su diseño cautiva y enamora desde el primer momento en que la ves,  la ubicación del altar en el centro permite que los invitados puedan tener una vista completa de lo que sucede, además su forma circular hace de la iglesia un lugar especial. Y para lograr dejar en la memoria cada momento y detalle de aquel 21 de mayo de 2016, People For Pictures, fue el encargado de hacerlo realidad.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Jarrones altos con flores, candelabros y bolas de flores que colgaban del techo, dieron un efecto otoñal y cálido tanto para los novios como para los familiares y amigos, gracias a la gente de Hacienda Pozo Chico . Las rosas nuca están de más, es por eso que decidieron que fueran de color salmón y naranja, con apliques de eucalipto. Y el toque final, manteles dorados.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

La celebración estuvo llena de sorpresas. Quisieron que cada momento desde el inicio fuera valioso, es por eso que su primer baile como esposos fue Happy Together de The Turtles, tal y como ellos lo dicen “nuestra canción”. Nada muy preparado, realizaron una pequeña coreografía improvisada, no se preocuparon por aprenderse pasos, tan solo de disfrutar. Con el paso de las horas, y cuando ya todos estaban con los ánimos arriba para continuar bailando, decidieron dar un obsequio a todos los invitados.  Sebastián tiene un grupo y él se encarga de tocar el bajo, fue así que un concierto de flamenco hizo todo inolvidable. Y mientras los amigos del novio y el hermano de Maria Alejandra tocaban las guitarras y la caja, la novia y sus amigas acompañaban con las palmas. En ellos pusieron todo su corazón, 3 meses antes de la fiesta empezaron a ensayar al menos una vez por semana.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Las invitaciones fueron el eje central para que de allí se desprendiera la decoración e inspiración para la fiesta, diseños personalizados que reflejaron un poco de los gustos de los novios, fue lo que logró transmitir Paperie Bakery en cada tarjeta. Así mismo, Sebastián se encargó de elegir y mandar a imprimir los diseños para el detalle que entregaron a los invitados; una pequeña libreta forrada en un mapa antiguo, la primera página estampada con el monograma de sus iniciales. El novio disfrutó cada momento de la elaboración del recuerdo, ya que su gran pasión son los mapas. Una vez más, inspirado en la misma línea de las invitaciones.

Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures
Foto: People For Pictures

Sin complicaciones, así resumirían su boda. Durante la celebración transmitió un ambiente de calidez, no solo por la decoración y los colores, también porque Maria Alejandra y Sebastián quisieron que aquel día -en que en el altar se prometieron amor para toda la vida- fuera algo muy íntimo, rodeado de las personas más importantes y especiales para ellos. Se podría decir que fue una celebración muy propia, ya que muchos de los detalles fueron elaborados por amigos cercanos: las argollas hechas por una amiga de ambas familias, el ramo diseñado por la mamá del novio, el concierto hecho por los novios, y el DJ un amigo del trabajo, quien se encarga de realizar la fiesta y que nadie se quedara sin bailar.

En poco tiempo se irán a vivir fuera del país, dando un gran giro en sus vidas, no solo porque inician una vida en pareja, sino porque tendrán nuevas experiencias en otro lugar, demostrando que el amor todo lo puede y que juntos llegarán hasta el fin del mundo.

Locación: Hacienda Pozo Chico | Vestido de la novia: J & MAIA | Vestido y zapatos del novio: Arturo Calle | Zapatos de la novia: Jorge Ramírez Shoes |  Peinado y maquillaje: Constanza Sandoval | Fotogrfaías: People For Pictures | Decoración y catering: Hacienda Pozo Chico  | Tarjetas: Paperie Bakery

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tu empresa pertenece al mundo de las bodas, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 20 países. Más información